Domingo, 07 Septiembre 2014 00:00

ENTREGANDO TANGAS Destacado

Escrito por lady Motel
Valora este artículo
(0 votos)
tangas tangas LadyM

Muchas veces la necesidad nos orilla a cosas, pero pocas veces a cosas con placer. La entrega de tangas surgió como una forma de poder financiar mi tesis de maestría, y los costos que la titulación conlleva.

Para empezar contaré que me sentía como en el tianguis: “Pásele, pásele a las tangas”… y durante la subasta tuve miedo de pensamientos como “Inche vieja vende sus calzones y sin lavar”. Agradezco a todos por participar… ahora sí, los detalles …

 

Mi primera entrega de tangas fue a un chico guapetón casado, el cual se la había ganado en la “entrega express”. Ese día estaba sumamente nerviosa, pues jamás he dado mis calzones y por otra parte el chico me agarro no preparada, iba como la rata de laboratorio que soy. Después de entregarle la tanga, yo quería planear un lindo trio pero al parecer no eran pareja sw, me intriga aún si señora le pego al llegar a casa. Me imagine una escena tipo:

-¿Por qué traes calzones de mujer?, ¿crees que se los voy a lavar o qué ¿

Era difícil imaginar además a alguien que me conozca de cabo a rabo, digo de cara de cuerpo. No sabía si esperaba algo más o que paso pero al parecer se molesto, por eso siempre recuerdo que no soy scort.

En la segunda entrega, con chicos que previamente habían aportado su dinero, estaba más traquila e iba más arregladita. Mi atuendo constaba en una falda y un lindo corset. Al llegar mi primer ganador trate de relajarme tomándome unas fotos con él. La verdad su altura me impresionó y esa barba me ponían un poco alterada.

tanga

 

Para bajar la tanga ganadora, lo senté en el sillón kamasutra del departamento prestado. Sus dedos me recorrían la piel y me olían poco a poco tocándome, pero era su mirada la que me desnudaba por completo. La tanga no cayó, sólo se enredo en sus dedos. La tanga azul era de mis favoritas y ahora era suya.

Otras cuantas fotos lo relajaron más mientras esperábamos a mi segundo ganador.

Un niño estupendamente lindo llego tarde y casi al ras del horario de entrega. Su loción invadía el lugar y estaba visiblemente incrédulo que alguien como yo fuera LADY MOTEL. En el caso de su tanga sólo era para entregar, pero eso sí, con su arrimón y toda la cosa. Para “mayugarlo” a placer lo senté en el sillón y le dio unos besitos tiernos, fue así que constaté que tal estaba el producto.

 

tangan

En ambos casos sentir los miembros me excito, es casi como saber que existe por debajo de esos pantalones que caminan por la calle. Mi imaginación voló y voló pensando en sus tamaños y colores … me quede con ganas…

Pero para que quedarme con ganas si podemos tener otra entrega, o no?

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 1850 veces Modificado por última vez en Domingo, 07 Septiembre 2014 23:37
Más en esta categoría: « MOTEL ALDAMA ENTREGANDO TANGAS »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.