Viernes, 16 Mayo 2014 00:00

MOTEL VILLA LINDA

Escrito por LADY MOTEL
Valora este artículo
(5 votos)

Hace tiempo que no veía al "Pintor de brocha gorda", recordar su cuerpo con panza pero marcado me traía a la mente memorables orgasmos.
Le pedí verlo en Tlalpan para conocer un hotel que durante mucho tiempo había visto, además tenia ganas de una mega sesión de sexo; hace tiempo que no me daban más de 2 round, y eso casi es pecado.
Por desgracia llego tarde( como es su mala costumbre) y yo ya estaba un poco impaciente; eso de esperar en Tlapan con minifalda y que me pregunten de a cuánto la hora no es nada agradable, no es que sea santa, pero sólo me como a los hombres que me gustan.


Además era temprano y ni el sol había salido, porque a brocha gorda le gusta el mañaneros, dice que con eso se va contento a trabajar.

Al entrar vimos un tanto austera la habitación con un toque campirano dado por la cúpula justo encima de la sala, no tenia nada impresionante, ni algún juguete erótico, pero estaba limpio y eso siempre habla bien.

El hombre me empezó a acariciar los senos
-Vamos a bañarnos juntos- dijo

vilalinda1

Para eso no se me da dos veces la orden, me desvestí y me meti al baño, donde a base de dedeos me saco el primer orgasmo. Verlo tan erecto me puso muy feliz, no podía más que corresponder con unas mamadas que lo pusieron tan caliente que ni el agua lo enfriaba.
Salimos de la ducha y me seque el cabello para no terminar acalorada, porque sabía que esto continuaría.
Me pidió que me vistiera de secretaria, por lo cual me puse una falda recta entalladita que dejaba ver la tanga que traía por abajo, se mercaba por completo ya que era de hilo y con unos detalles en piedras moradas, en conjunto a ello me puse una blusa blanca sin bra a bajo. Me encanta jugar al jefe y la secretaria, estaba vez me quito la blusa con la boca.
Sus manos recorrieron mi espalda y sintieron como me acercaban a la cama, me tiro boca abajo para levantarme la falda y hacerme sentir todo el poder que tenía. Por buena suerte o mala, él sabía que era hiperflexible lo que permitía que me moviera como trapo. Así como estaba me tomo de los pies y me despego de la cama para hacer de mi un avión, luego me giro sin sacarme el miembro y me cargo de tal forma que me balanceaba mientras estaba parado, ahora me había convertido en un péndulo. Un orgasmo tras otro, mis gemidos lo excitaban cada vez más, hasta llegar a las nalgadas. Tener un hombre tan bueno en la cama y no aprovecharlo no es ser buena persona.
El tercer round fue mucho más excitante, porque empezamos a hacer posiciones donde mi cuerpo se doblaba. Para empezar un arco, luego me abrió como split y me levanto las piernas de tal forma que era muy semejante a una posición de yoga o como si fuéramos tijeras abiertas en posición vertical.

MOTELVILLAL
De repente algo me trono, pero la excitación no me permitía detenerme, ya estaba apunto de llegar él a su clímax, no podía detenerlo.
Al terminar, sentí un leve dolor en la nalga izquierda, pero la ducha me hablaba por segunda vez. Fue baño rápido porque teníamos que trabajar, que difícil es tener que terminar sabiendo que deseas más.

Me dejo cerca de mi trabajo y al caminar sentí el dolor que me dejó tanto sangoloteo, el tiron en la nalga me duro una semana y yo sin recibir masaje alguno. Alguien que se anime a darme masaje?

El motel Villa Linda se encuentra en avenida Tlalpan justo antes de llegar al paradero de Estadio Azteca de sur a norte, su costo es de 300 pesos a 350.
No esperes grades lujos, pero la opción es hacer la habitación romántica con velas.... Un mañanero a nadie se le niega

Espero sus comentarios

 

MOTEL VILLAL

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 7037 veces Modificado por última vez en Jueves, 22 Mayo 2014 21:25

2 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.