Viernes, 11 Abril 2014 00:00

HOTEL TACUBAYA

Escrito por LADY MOTEL
Valora este artículo
(1 Voto)
hotel tacubaya df hotel tacubaya df

Hace tiempo que no veía al Arquí, su nariz me traía buenos recuerdos, ya saben que en dicen sobre eso, a más nariz, más..
Llegó a metro Tacubaya un poco tarde, como es su costumbre debido al trabajo. Su altura era estándar. Hombre con un acento peculiar, debido a una mezcla de acentos de donde ha vivido.

 

Al recordar su edad (37), pensé en toda la buena experiencia que se tiene para esa edad. Habíamos acordado ir al Motel Tacubaya, que se encuentra ubicado a una calle de metro con el mismo nombre, por la salida de la línea 9. De reojo cuando iba en el auto lo había visto y a pesar de sentirlo un poco escondido algo me latía que estaba bueno.
En la recepción una chica nos atendió y nos indico que sólo tenía habitaciones de 380 pesos. Los precios son bastante accesibles, con jacuzzi vale no más de 600 pesos.
La habitación estaba decorada de colores azules verdosos y tonos cafés, un tubo para bailarle me esperaba en la esquina, un potro del amor un tanto alto estaba a la orilla de la cama y una tele bastante grande como para ver bien y a fondo el porno.
Entre al baño para cambiarme a un baby doll blanco, cuando salí mi hombre ya estaba sin camisa, uffff que marcadito estaba.
Los besos empezaron a calentarme, mientras los dedos hacían de las suyas. Empezaba a calentarme como plancha de carbón, de repente dijo:
-Quítate eso, estorba
A la orden respondí que me lo quitará con la boca, pero ni la última silaba dije cuando ya no tenía nada de ropa.
La saliva es un buen lubricante, así que el Arquí la usó. El miembro era como yo lo esperaba, como me gusta y me satisface, lo único malo es que se me había bajado la pila de haberme quitado de un sólo golpe todo; estoy acostumbrada a que lo hagan lentamente, como un ritual.

Las posiciones no se hicieron esperar, y moverme con la hiperflexibilidad que tengo es lo mío, todos los recursos fueron usados. Imagínenme montada en el potro cual vaquerita que soy.

HOTEL TACÍbamos a bañarnos cuando al mover la palanca algo se movió... que miedo, la palanca de agua para la ducha se había zafado, lo bueno es que rápidamente el Arquí la arreglo y la ducha fue tan tibia como lo que ya había recibido antes.
Al terminar la ducha el baño estaba cubierto de vapor, me disponía a abrir la puerta, pero el Arquí dijo:

-Yo me seco mientras el agua esta cayendo para que no me de frio, y luego poco a poco voy abriendo la puerta.

Sabía que había hombres especiales, pero no tanto.

Ahora me falta visitar las habitaciones con Jacuzzi.... Alguien que guste ir?

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 1947 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.