Viernes, 07 Marzo 2014 00:00

DETALLES...... ONES?

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Yo pensaba que la peor de las actitudes que uno puede tener al conocer a otra persona es creerse mucho, o ser un sangrón de pacotilla, sin embargo nunca me había tocado un hombre tan bizarro. En general los hombres son un poco patanes, cualidad de ellos, pero una cosa es ser patán y otra ser un súper patán.

En esta villa del señor hay de todo, desde la hombres caballerosos, otros dadivosos o babosos, otros lindos amigos y otros más que uno no sabe donde colocar. El hombre que había contactado media 1.70 y estaba delgado pero marcado, para empezar iba bien.
En cuanto llego su voz no concordó con su cuerpo, un falso acento español mezclado con colombiano, peruano, nada de verdad, todo para parecer un personaje especializado en el arte amatorio. Habíamos quedado de que lo invitaría a comer a cierto lugar que ya había probado antes, pero su voz falsa dijo:
-YA COMI PERO COMO UNA MUJER AQUÍ EN MEXICO JAMAS ME HA INVITADO, ESTA BIEN.
Al llegar a la comida, cuando la sirvieron puso cara de asco, no entendí, porque él la pidió. Lo peor es que se me iba bajando cada vez más el libido.

Cuando entramos al metro me dijo:
-ESPERO QUE ALGUIEN MÁS TE QUIERA DAR EL ARRIMON
No esperaba eso, así que aguante a subir al vagón, ya que esperaba meterle mano y que cambiara de opinión. Pero no fue así.
Ya con la marcha del empezó a decir que quién quería darme arrimon, lo peor es que ninguno me gustaba, y todos se quedaban extrañados con cara de saquen a la loca. Al ver todo eso decidí bajar y cambiar mi trayecto hacia una cantina cuyo encanto radica en su mesero.
En el camino transborde de la línea 3 a la 12, y de la 12 a la 7. Ufff la 7 si iba hasta el tope, justo cuando entre un hombre delgado pero con panza (como me gustan), nos miramos como dos viejos conocidos y juguetee con mi pelo. Las palabras sobraron y las manos hablaban solas.
Poco a poco lo tome del pantalón para acercarlo a mí. Su miembro se iba poniendo cada vez más dispuesto. Con el movimiento del metro nos fuimos calentando más y más, hasta que no aguante y lo bese. Lentamente me deje querer y caer entre sus brazos, al oído me dijo
-BAJO EN LA QUE SIGUE-
Pero mis besos subieron de intensidad y mis manos lo frotaban con más rapidez impidiendo que bajara; mi tanga estaba húmeda sentía que de tanto rose en cualquier momento me vendría. Sus dedos se metieron por debajo de mi falda y tocaron mis medias que dejaban sentir la humedad.Mis piernas temblaban de los pequeños pero constantes orgasmos que tenía. La excitación es algo que uno no espera, sólo debe dejarla pasar.
Cuando menos me di cuenta ya estábamos en la estación Tacuba, nos miramos y fingimos que no pasaba nada. Me dio un beso en la mejilla y se despidió.

Yo iba sólo a auditorio y ya estaba en Tacuba. Pero eso sí lo bailado ni quien lo quita.

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 1618 veces Modificado por última vez en Viernes, 25 Abril 2014 14:40
Más en esta categoría: « HOTEL MOTEL POP LIFE PASADENA PARTE I »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.