Lunes, 23 Febrero 2015 00:00

fetiche de piernas en la ciudad

Escrito por LADY MOTEL
Valora este artículo
(4 votos)

Muchos tiene diferentes fetiches, ya saben los clásicos de los zapatos, las medias, los pies, y hasta las piernas. Era casi estadística que algún día tenía que tocarme uno.

El otro día que iba en mi querido lentibus con destino a correr en las islas de CU, se sentó a mi lado un tipo que no era ni guapo, ni feo, sino todo lo contrario- ya parezco político- ; era de 1.70, delgado, blanco, sin ningún olor en particular, ni mucho menos alguna vestimenta que lo hiciera diferente al resto de la población mexicana que iba en el autobús.
Al verlo no pensé en nada más que: que hueva que este tío vaya a trabajar en sábado.
Iba yo felizmente viendo por la ventana cuando sentí unos dedos tocando ligeramente mis piernas- ese modus operandi ya lo había sentido antes- era sin lugar a dudas el tipo que la otra vez quería tocarme. Lo volteé a ver y quitó su mano rápidamente para esconderla bajo su mochila.
El pretexto es que según iba apretado y por eso tenía que poner la mano fuera de su espacio vital.
La segunda vez que hizo el mismo procedimiento y ya estando segura que no era ninguna alucinación táctil, lo miré con ojos de odio y dije en voz fuerte
- ¿De qué chingados se trata?
- No, nada- contestó como todo un ranchero de pueblo.
- Pues ahora te chingas, te voy a tocar a ti aquí frente a todos para ver que sientes.
- No, la gente puede ver- dijo
Y en efecto las señoras de frente, tipo puritanas de la veladora perpetua, nos voltearon a ver, pero me valió y lo manosee. Le toque las nalgas, las piernas y le di de paso un zape, por para manosear no lo hacia con gracia.
Al bajar del autobús me persiguió pidiéndome el teléfono; al verlo corriendo tan inútilmente sólo pensé: que perdedor. Y no lo pensé, era.
El hombre no tenía ni celular para anotar mi teléfono, mucho menos twitter, y cuando sacó un ticket de su cartera tenía otros teléfonos anotados.
-Suerte para la próxima- dije riéndome
- Pero sólo siento algo contigo- contestó

Justo ahí tiré la carcajada y caminé.

Información adicional

  • content_type: blog
Visto 2051 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.